¿Todavía no tienes un dominio propio? ¿Realmente es necesario hacer el esfuerzo de registrarlo? Repasemos aquí algunas de las razones por las cuales deberías hacerlo.

1 – Ayuda Memoria

Si estás pensando en que un dominio propio ayuda a los usuarios a memorizar tu marca, estás en lo cierto. Les será mucho menos complicado acceder directamente a tu sitio, escribiendo en el navegador el nombre completo, sin perder tiempo en los buscadores. Ya todos bien sabemos que brindar accesibilidad al usuario a veces es lo primordial.

2 – Identidad

Al registrar tu sitio con la terminación “.com” o bien “.com.ar”, para dar un ejemplo, te aseguras de que ningún otro sitio tenga el mismo nombre. De esta manera estarás beneficiando tu identidad en internet creando una insignia que te diferenciará de las otras marcas.

3 – Genera confianza

Por supuesto, para el usuario en su experiencia nunca será lo mismo comprar en un sitio que no tenga una terminación “.com” que uno que sí: si bien es cierto que el diseño, la velocidad, la usabilidad de un sitio son importantes, el dominio es otro de los detalles que ayudará a decidir a tu cliente a realizar la compra. Generará un tipo de confianza, además de un aval que seguramente se traducirá en conversiones.

4 – Utilizar subdominios

Mediante la creación de un dominio, podrás utilizar varios subdominios, aspecto importante (además de las características mencionadas anteriormente) para poder clasificar o dividir el contenido de tu web en diferentes tópicos: esto ayudará al usuario a hacerse un esquema mental de cómo está diagramado tu sitio y lo ayudará a encontrar de forma sencilla lo que busca.

5 – Mejora la visibilidad en buscadores

Tener una terminación “.com” ayuda a posicionar tu sitio en buscadores en la red. De esta forma estarás cuidando un aspecto importante para SEO. El impacto, por supuesto, queda reflejado en la cantidad de visitas que recibirás de manera orgánica (esto es, mediante consultas realizadas por el usuario en Google y otros buscadores).

6 – Correos de contacto

Por lo general, cuando te registras, el servicio te brinda una casilla de correo con la misma terminación del dominio. De esta manera podrás tener un correo electrónico empresarial, aspecto que ayudará a realzar la seriedad con la que te manejes frente a los clientes.

¿Ya tienes registrado tu dominio? ¿Observas diferencias en el comportamiento de los usuarios, visitas, conversiones? ¿Crees que el usuario prefiere este tipo de sitios a los que no poseen registro? Cuéntanos sobre tus experiencias en los comentarios.