Un árbol de categorías, y una correcta asignación de tus productos a cada una de ellas, es un punto muy importante a tener en cuenta para la correcta navegación de tus clientes a través de tu sitio. Tener bien categorizada tu cartera de productos va a generar una buena experiencia de compra a tus compradores y va a ayudarte a obtener un mejor posicionamiento en los buscadores.

Una vez que un posible cliente llega a tu sitio no debería realizar más de tres clics hasta llegar al producto que esté buscando, para lograrlo debes tener bien segmentadas las categorías y subcategorías para que la ruta hasta el producto sea lo más corta y directa posible. Cuando el catálogo de productos no es muy grande, puede ser una tarea sencilla, pero en sitios donde la variedad es muy grande esta tarea puede precisar un poco más de análisis. En esta nota te mostramos algunos aspectos importantes para que la categorización no sea una tarea difícil.

Cómo asignar nombres a las categorías:

Este aspecto depende directamente del grado de conocimiento que tengamos sobre el tema. De todas formas, más allá de que este sea mayor o sea menor, lo principal es pensar a quién va dirigida toda esta información. En ocasiones se vuelve necesario crear personas o personajes y contextos de uso: los primeros son arquetipos de diferentes usuarios que tienen distintos patrones de comportamientos, metas y motivaciones. Los segundos son situaciones, contextos que nos ayudarán a situarnos en el lugar del usuario y pensar en la forma que a ellos les conviene que la información se encuentre presentada.

Muchas veces es interesante ver cómo resuelven este temática grandes jugadores del comercio electrónico como MercadoLibre, que invierten mucho tiempo en brindarle la mejor experiencia de compra de los usuarios y realizan un análisis muy detallado de la mejor manera de agrupar sus productos.

Ejercicio: la técnica de CardSorting:

Esta forma, centrada en el usuario, consiste en reunir un grupo de personas desconocidas y hacer que ellas agrupen los diferentes productos que ofrecemos. Dos variantes acompañan a esta prueba: una es la “open sort”, en donde cada una de las personas crea o elige su propia categoría y el “closed sort” en donde las categorías son preestablecidas.

categorias

Finalizada la tarea vendrá el posterior análisis de los resultados (tendremos en cuenta las categorías más comunes, las inventadas y los problemas que surgieron en el proceso) y desde aquí determinaremos nuestro propio patrón. Anímate a realizar este ejercicio con un grupo de conocidos, no te tomará más que unos pocos minutos y es una forma rápida de ver cómo piensan tus posibles consumidores.

Algunas recomendaciones adicionales:

Una categoría con un solo ítem es, por lo general, poco relevante y no debería utilizarse: nunca crees una categoría tan específica que contenga solo un elemento, el usuario no buscará nunca algo tan específico en tu tienda.

Ten en cuenta futuras categorías: el trabajo web es dinámico y las categorías de hoy pueden o no resistir el paso del tiempo: cerciórate de tener una base fuerte para no volver a recaer en pasos anteriores y perder tiempo repitiendo los procesos de categorización.

Flujo de navegación: una excelente forma de categorizar el contenido se centra en la propia experiencia de navegación del sitio: qué página se visualiza primero, cuáles son las siguientes opciones para seguir desplazándose por la web, etc.

Facilidad de aprendizaje: sin una estructura relativamente simple, algo que se pueda memorizar y comprender de manera rápido, el usuario encontrará una excusa suficiente como para irse del sitio. Tu categorización debe contemplar la sencillez, siendo casi tan primordial como la rigurosidad al momento de procesar datos.

Elementos de navegación propios: ten en cuenta que el usuario al que te diriges ya navegó diferentes sitios similares al tuyo, por lo que de alguna forma espera repetir la experiencia sin complicaciones. Así es como debes observar cómo maneja la información tu competencia.

Generalmente el usuario está poco interesado en la forma en la que una empresa ordena los productos según su propia organización. Lo que quiere es obtener una información concisa y rápida.

¿Cómo está ordenada la información en tu web? ¿Crees que los usuarios se pierden a la hora de buscar lo que necesitan? ¿Pediste ayuda o hiciste pruebas para hacer un árbol de categorías? Contanos sobre tu sitio en los comentarios.