Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram son cada vez más últiles a la hora de promocionar tus productos. El inconveniente se presenta si no sabes cuándo o cómo dar el primer paso. Te mostramos algunos consejos para comenzar a utilizar las redes de una manera sencilla y sumamente beneficiosa.

Estudia a tu competencia y define un nicho

Ten en cuenta lo que está haciendo tu competencia y qué posibilidades de replicarlo tienes. Analiza qué les da resultado, interacciones y presencia. Observa si sus posts son informativos, promocionales, polémicos (de debate) o netamente visuales (para llamar la atención). Analizando esto, tendrás la posibilidad de ver cómo puedes comenzar con tu trabajo y en dónde enfocarte en un principio.

También debes definir el tipo de persona a la que van dirigidos tus productos: resuelve con anterioridad si el tipo de persona a la que te vas a dirigir es aquella que utiliza la red en la que te promocionas. Si vendes productos muy específicos, posiblemente estar en cualquier red no va a ser ventajoso y resultará en un esfuerzo inútil.

Conecta tu sitio a Facebook

Ingresando a Mi sitio web > Preferencias podrás encontrar el apartado Redes sociales donde podrás conectar tu cuenta con Facebook. Podrás compartir tus nuevas publicaciones en ‘Mi muro’, lo que permitirá que tus seguidores estén enterados de las últimas novedades constantemente.

Brinda especial atención a las maneras de contacto: facilita lo más que puedas este tipo de información, así tu cliente no tiene dudas sobre cómo hacerlo. Ten en cuenta que estás abriendo otra ventana de comunicación en lo que respecta a la atención al cliente. Esto puede resultar ventajoso en muchos aspectos, pero también significa más trabajo y recursos.

Finalmente podrás crear tu propia tienda en Facebook, es decir, si tus clientes se encuentran en esta red social, podrán hacer la compra desde tu Fanpage. Es un gran beneficio para acortar los pasos entre el contacto con tu cliente y el cierre de su compra.

Algunos Consejos según la Red

Facebook: debido a que se trata de uno de los sitios más utilizados en la actualidad, puedes realizar un post por día recomendando un artículo de tu stock. Mide los resultados en cantidad de likes, comentarios, shares y clics sobre el enlace para ver qué tipo de productos dan mejor resultado, así también como las ventas que se generan de los mismos.

Instagram: utilízalo de manera similar al anterior pero prestando especial atención a la imagen que colocas. Es una red enfocada en todo lo visual, intenta retratar tus productos en un contexto para que cuando tus consumidores te vean sientan que están navegando su línea de tiempo sin ser invadidos por publicidad.

Pinterest: aquí tendrás la posibilidad de colocar álbumes relacionados a una línea de productos. De igual forma que en Instagram, la fotografía ocupa aquí un lugar fundamental y se transforma en el principal aspecto para llamar la atención.

Twitter: si bien es cierto que no se trata de una red visual, es sumamente rápida e ideal para compartir información sobre tus productos.

¿Cómo promocionas tu tienda en las redes? ¿Te da resultado? Puedes escribirnos sobre tus experiencias a continuación.