A veces cuando las palabras son similares, pensamos que significan más o menos lo mismo. Y cuando están relacionadas con los avances tecnológicos es fácil creer que refieren algo muy complejo o incomprensible. Así sucedió con el comercio online¿Qué es el e-commerce y qué es el m-commerce? En esta nota te contamos cómo es la relación entre ambos.

Apenas nos acostumbramos a incorporar la idea de e-commerce en nuestra vida y ya se empieza a hablar de m-commerce y nos confundimos: sentimos que todo cambia demasiado rápido y nos costará adaptarnos. En realidad es al revés, y lo mejor para entender qué es el m-commerce es ver algunas escenas de la vida cotidiana de hoy.

Pablo soñó que estaba en Thailandia y cuando se despertó quiso saber qué posibilidades tenía de cumplir su sueño. Agarró el celular de su mesa de luz y se puso a buscar. A los cinco minutos ya tenía un panorama de todas las posibilidades incluyendo cuál era la mejor temporada, qué empresas le ofrecían las mejores opciones y cuánto iba a tener que pagar. Si es muy impulsivo, quizá haya incluso concretado la compra del viaje en ese interín.

Martina estaba volviendo del trabajo y recibió un mensaje en el grupo de WhatsApp de sus amigas. De repente habían armado un programa para ir a ver una película que empezaba en media hora y estaban todas en la calle. Pero a ninguna se le ocurrió hacer la cola para sacar la entrada: Sofia, que había sido la de la idea sacó las entradas mientras iba de camino al cine.

Qué es el m-commerce

Lucía fue a retirar unas tazas que había comprado por Internet el día anterior. Cuando las estaba retirando vio unos platos que le gustaron y quiso llevárselos también. Pero en el depósito del bazar no se hacían ventas, sólo entregas. Entonces ahí mismo sacó el iPhone y compró y pagó los platos que estaba viendo en persona y se los llevó en el mismo instante.

A simple vista, lo que tienen en común estas historias es el uso del celular para concretar operaciones. Pero hay algo mucho más profundo que el objeto en sí: las personas ya no están “sentadas en la computadora, aisladas del mundo” para hacer cosas vía Internet, sino que mientras interactúan con el mundo real, Internet es una vía de acceso a esa experiencia que están viviendo en el mismo momento en que la están viviendo.

Si durante mucho tiempo se vio a Internet como un invento alienante que aislaba a las personas sentadas frente a las computadoras, esto va en el sentido inverso: las personas se mueven y realizan sus actividades normales y ahora Internet es una herramienta que está ahí para ayudar a realizar cosas mientras que las personas no pierden contacto con el mundo tangible. A este fenómeno se lo suele llamar convergencia online y offline, se considera una tendencia irreversible y se produce por el crecimiento explosivo del uso de smartphones en los últimos años.

En lo que respecta al comercio, el m-commerce es el reflejo de esta nueva realidad. Los compradores de bienes y servicios siguen utilizando la modalidad tradicional del e-commerce a través de una computadora, pero cada vez más descubren que pueden hacer lo mismo desde su celular, agilizar sus compras y que la tecnología insuma menor cantidad de su tiempo vital. Para nosotros comerciantes es importante saber que la adaptación a esta nueva modalidad es un factor de competitividad, pero también la oportunidad de generar nuevos canales de ventas.

La tendencia es que cada vez más usuarios usan más de una pantalla al mismo tiempo, y la móvil es la de cabecera. De acuerdo a Zetenta, agencia especializada en marketing mobile, el acceso a sitios web desde estos dispositivos ya se encuentra en muchos países de Latam por encima del 50% en relación a desktop. En un año, el tráfico generado por teléfonos celulares superará al producido por computadoras. Por otro lado, si bien quien accede a un sitio e-commerce vía móvil en la actualidad tiene menos tasa de conversión (probabilidad de que compre) que un usuario de computadora, esto también se está modificando y cada vez aumenta más la probabilidad de que un usuario móvil realice una compra online.

Algunos números

Hasta 2015 había 4800 millones de usuarios de teléfonos móviles en todo el mundo, de los cuales 477.5 millones (un 10%) pertenecían a Latinoamérica (Fuente: Cisco).

Se calcula que en Latinoamérica el retail e-commerce generó en 2016 ventas por 50 mil millones de dólares, de las cuales el 40% se realizaron vía dispositivos móviles.

Brasil lidera las ventas en e-commerce de la región (fuente eMarketer), pero México es líder en el uso de teléfonos inteligentes para comprar, en donde el 46% de los compradores online ha realizado una compra vía smartphone, por encima de Brasil, con un 34%.

Colombia es el segundo país con mayor penetración del m-commerce, con más del 30% de las compras provenientes de dispositivos móviles.

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) por su  parte, afirma que 36% del tráfico total del comercio electrónico durante 2015 provino de dispositivos móviles.

El camino de regreso de las Apps a las tiendas online

Después de años en que parecía que las Apps dominarían el universo mobile, las empresas fueron volcando sus estrategias nuevamente hacia los sitios web o tiendas online con tecnologías adaptative (Adaptative Web Design o AWD según la sigla en inglés) o bien responsive (Responsive Web Design o RWD). Esto a raíz de que las Apps saturaron los celulares y son difíciles de mantener.

Los principales obstáculos para el desarrollo del m-commerce en Latam siguen siendo los mismos que para el caso del e-commerce: el miedo al fraude, la baja tasa de bancarización (el 60% de los consumidores está por fuera del circuito bancario y se manejan con efectivo) y las falencias logísticas para el manejo de las entregas.

Por lo tanto, desde las tiendas online, la tendencia es a mejorar la experiencia web mobile de los clientes con diseños que se adapten a los navegadores de los celulares, respaldándose en plataformas de pago y logísticas que sean confiables.

Un nuevo desafío que solo quienes estén atentos y cuenten con el expertise necesario podrán aprovechar. El m-commerce está creciendo día a día alimentado por la cotidianeidad del uso de celulares y el vínculo que mantienen con estos dispositivos las nuevas generaciones. Sin dudas el camino es al alza. Lo que conocíamos como comercio cambió. Incluso el e-commerce lo hizo. Es tiempo de adaptarse y para eso, hay que moverse y transformarse. Buscar web responsive, es decir tiendas online que permitan esta adaptación -como lo es Mercado Shops– es clave en este proceso.